El futuro en la nube, ¿que ha muerto la Web?

Publicado el 19 de agosto del 2010

Se está hablando mucho sobre el futuro de Internet, Wired nos sorprendía ayer con un tenebroso “La Web ha muerto“, y las reacciones no se han hecho esperar. Este análisis de Julio Alonso vale la pena leerlo para ver dicho artículo con otros ojos. Mi primera reacción fue pensar en que este panorama, aunque es cierto pero está intencionadamente tergiversado en el artículo, iba a cambiar radicalmente con la llegada de ChomiumOS de Google.

Hoy leo también alguna review sobre Jolicloud, un OS que saca el máximo provecho de la tecnología ‘en la nube’ pero al que nos costará acostumbrarnos. También estamos a la espera  de que Google saque ChromiumOS. Pero, ¿qué implicaciones puede tener este tipo de Sistemas Operativos?

  • Significan el fin de diseño de software para distintas plataformas como Windows o Mac: los programas ya no deben ser compatibles más que con la web, y eso es genial. Se acabó “Soft 1.0 para Mac” y “Soft 1.0 para Windows Vista y 7”. Ahora será “Soft 1.0”, compatible con todo…
  • Aportan ubicuidad: mi información no está en un ordenador concreto, ni siquiera en un pen-drive, sino que la tengo ‘en la nube’. Puedo acceder a ella desde cualquier ordenador o smartphone del mundo. Además, ‘en la nube’ implica redundancia. Perder mis datos es realmente difícil…
  • Permiten que nuestros dispositivos de sobremesa, portátiles o móviles no requieran tanta potencia, los OS se reducen de tamaño y la potencia que exigen las aplicaciones se desarrolla en los servidores. Esto nos permite ejecutar aplicaciones muy complejas (como Facebook, por ejemplo) desde un teléfono móvil de menos de 1Ghz.

En un panorama así, decir que la web ha muerto es una tontería. La Web evoluciona, cambia, antes eran simples páginas web, ahora son complejas páginas web. Wired habla de Facebook como un sistema cerrado, pero al mismo tiempo es ya en EEUU la principal fuente de tráfico para los sitios web, superando a Google.

Categorizado en:
Compártelo en Facebook:
Compártelo en LinkedIn:
Compártelo en Twitter: