8 claves para una web corporativa de éxito

Publicado el 8 de febrero del 2012
Claves para una buena web corporativa
La aparición de los medios sociales ha supuesto sin duda un cambio radical para las páginas web corporativas. Cuando apenas habían empezado a incorporar elementos sociales a sus sitios, llegaron las grandes redes sociales que atrajeron como imanes la atención de los usuarios. Y, de pronto, crear una comunidad en una plataforma propia en torno a tu marca exigía muchísimos recursos y ofrecía muy poco retorno. Hoy ya es mucho más fácil emplear las propias redes sociales para crear allí tu comunidad. Y entonces, ¿qué pasa con los sitios web de tu marca? ¿Murieron? No, no sólo no murieron, sino que cada vez adquieren más importancia, conforme los usuarios se acostumbran a buscar la información siempre en internet y se vuelven más exigentes con la información que consumen y con el formato en que se presenta.
Lo que sí es cierto es que los sitios corporativos deben adaptarse a los medios sociales, conectándose con ellos para hacer que los usuarios puedan interactuar de la forma más sencilla posible.
Por eso, te presento aquí 8 claves fundamentales que debe tener tu sitio corporativo para adaptarlo al usuario actual, que es muy diferente al de hace unos años.

1 | Diseño

Del mismo modo que evoluciona el diseño de vehículos, de ropa o de logotipos, también el diseño web cambia continuamente, a veces influido por el mundo offline y a veces a causa de formatos que se hacen populares por su efectividad o por la simple costumbre del usuario. Hoy estamos acostumbrados a plataformas con diseños sumamente cuidados y poco a poco nos hacemos más exigentes.

Además, los buscadores empiezan a considerar el diseño como una pieza importante de cara al posicionamiento, y eso hace que tu vanguardista ‘Intro’ en Flash que hace 3 años era el culmen del diseño, hoy ahuyente a tus usuarios como alma que lleva el diablo. Hay que renovarse, no queda otra.

2 | Usabilidad

Los usuarios pasan cada vez más tiempo online, pero cada vez tienen más sitios a los que acceder y dedican menos tiempo a cada web. Usabilidad significa prepararles un entorno fácil de usar y en el que encuentren lo que buscan en el menor tiempo posible, y además conseguir que lleguen con la mayor facilidad a hacer lo que quieres que hagan: descubrirte, contactarte, seguirte en los medios sociales…

Si quieres que tu web te aporte leads, pero tu formulario de contacto está escondido tras un diminuto link en la parte inferior izquierda de tu sitio, lo más probable es que incluso aquellos interesados en contactarte acaben desistiendo y visitando el sitio de tu competencia. Cuando pienses que Internet no cumple tus expectativas, hazte dos preguntas: ¿son adecuados los objetivos de mi estrategia online? Y, si lo son, ¿he preparado mi sitio para que se consigan?

3| Optimización SEO

El primer paso para lograr que los buscadores te traten bien es optimizar tu sitio para que puedan leerlo, interpretarlo y comprenderlo correctamente. El SEO in-page es, simplemente, cumplir una serie de reglas básicas: etiquetas de título, descripciones diferentes en cada página, elección de las palabras clave adecuadas y colocación estratégica, sitemaps, urls amigables, títulos de página…

Porque puede que tu negocio no vaya a vivir del SEO, pero cuando un cliente busca tu producto, ver que apareces en primer lugar es como decirle que eres el líder de tu sector.

4| Conexiones 2.0

Un aspecto fundamental de un sitio corporativo moderno son las conexiones 2.0, es decir, los conductos a través de los cuales los usuarios pueden interactuar contigo empleando los mecanismos de las redes sociales que ya son familiares para ellos. El descenso en el volumen de comentarios de cualquier blog es una prueba clara: los usuarios quieren interaccionar desde las plataformas que ya conocen, y debes facilitárselo.

Botones de acceso a perfiles

Es fundamental que ubiques en un lugar visible todos los iconos de tus perfiles en redes sociales, de forma que los usuarios puedan acceder directamente a ellos y, si les interesa, seguirte en cualquiera de tus redes, o en aquellas que ellos utilicen.

Botones para compartir

Facebook, Twitter, Tuenti, LinkedIn… incluso el recientísimo Pinterest tienen ya botones para compartir que permiten al usuario mandar a sus amigos o seguidores tu contenido si les gusta. Con un golpe de click, pueden hacer llegar ese contenido a miles de personas. Ponérselo fácil es más que una necesidad.

Meta etiquetas sociales

Principalmente OpenGraph (de Facebook) y los microformatos de Schema.org, usados por Google+, entre otros. El objetivo es asegurarnos de que, al compartir, tanto el título como la descripción y la imagen del artículo se comparten correctamente. Estas metaetiquetas son particularmente importantes ahora que para que tu contenido se comparta en una red basta con hacer click en el botón correspondiente. La red social se encarga entonces de elegir los contenidos del enlace compartido sin intervención del usuario, por lo que es vital darle la información necesaria para que comparta el contenido de la forma adecuada.

Comentarios sociales

Aunque los usuarios prefieren comentar directamente en las redes, no está de más facilitarles el trabajo incorporando sistemas de comentarios como el de Facebook, o Disqus, que aglutina varias plataformas. De este modo, los usuarios pueden comentar sin perder tiempo en registrarse y sin entregar al sitio web ningún tipo de información personal.

Bloques de contenidos sociales

Las redes sociales ofrecen muchos bloques o ‘widgets’ personalizables, a través de los cuales puedes ofrecer contenido a tus usuarios: la Like Box de Facebook, tu TimeLine o tus tweets destacados de Twitter, los últimos vídeos de Youtube, las últimas fotos de Flickr… Estos contenidos aportan valor a tu sitio y facilitan que tus usuarios se unan a ti en esos perfiles.

Botones de seguimiento directo

Redes como Twitter y Facebook ya disponen de botones desde los que el usuario puede unirse a la comunidad con un sólo click: en el caso de Twitter se trata del botón ‘Seguir‘, mientras que en Facebook se trata de un botón ‘Me Gusta‘ dirigido a la URL de la página de fans. Conviene diferenciar bien en el sitio estos botones de los que se usan para compartir el contenido, para evitar que el usuario se sienta ‘engañado’ .

5 | Experiencia de usuario

La experiencia de usuario está muy relacionada con la usabilidad, pero aquí me refiero a aspectos de carácter más técnico: tiempos de carga, velocidad del sitio, actualizaciones de contenidos sin recarga de página, cumplimiento de estándares, código limpio… Son aspectos que el usuario no ve directamente pero sí afectan a la experiencia del usuario en diferentes aspectos. Aunque no siempre es posible, debes vigilarlos y tratar de mejorarlos. También el uso de plataformas externas para compartir contenidos (vídeos desde Youtube, galerías de imágenes desde Flickr…) hacen el sitio más rápido y liviano al tiempo que ofrecen al usuario entornos ya conocidos.

6 | Contenido

Está claro: hoy más que nunca el contenido es el rey. Tus fans, salvo que seas una lovemark, no van a seguirte sin más: tienes que ofrecerles contenidos atractivos, que les interesen, que les apetezca compartir y que les motiven a seguir visitándote o a seguirte en tus canales sociales. ¿Tienes un blog? No te limites a hablar de tu empresa, ofrece algo genuino y original que atraiga la atención de tus clientes.

No olvides tampoco tu contenido corporativo. Emplea un lenguaje adaptado al público que quieres que lo lea, habla de los aspectos concretos que hacen diferente a tu empresa, no llenes los textos de vaguedades ni incluyas contenido ‘para rellenar’ que no aporte nada. También es importante que dentro del contenido corporativo incluyas una sección donde aparezca la foto, imagen y una pequeña biografía del equipo directivo de la empresa, junto con su cargo y una o varias formas de contacto. Es algo que aporta transparencia y confianza a los visitantes y proyecta una imagen de tu empresa más cercana y fiable.

7 | Contacto

¿Cómo puede un cliente contactar contigo? Tu zona de contacto debe estar bien destacada, y debe contener todas las vías a través de las cuales puede contactarte un potencial cliente: teléfono, dirección física, email, chat… También puedes incluir botones de acceso a tus perfiles sociales por si quieren contactarte a través de alguna red social, y por supuesto incluir un formulario sencillo y con el menor número de campos posible (nombre, email y mensaje suelen ser más que suficientes). Además, puedes crear varios formularios o un campo de selección en el formulario principal para poder contactar con departamentos concretos (contabilidad, comunicación, comercial…). El objetivo es que un visitante interesado pueda contactarte fácilmente y a través de sistema que más le guste a él.

8 | Sala de Prensa

La Sala de Prensa es sin duda la guinda del pastel de una buena web corporativa. El objetivo es reunir en una sola página todos los canales de información o contenidos que genera tu empresa para hacerlos accesibles tanto a los medios de comunicación tradicionales como a cualquier usuario, ya que gracias a las redes sociales cualquier visitante es, en potencia, un ‘mini medio de comunicación’. Debes incluir las últimas noticias, las últimas notas de prensa, los streams de tus cuentas sociales, los RSS de cada sección… También es importante dar acceso a material gráfico (fotografías oficiales, logos…) así como a los contenidos multimedia (vídeos, imágenes, podcasts…). Y si tus empleados disponen de cuentas sociales corporativas, es un buen lugar donde recopilarlas para ponerlas a disposición del público. Por último, no olvides incluir un acceso bien visible a tu zona de contacto, y un formulario particular para contactos de Relaciones Públicas.

 

No cabe duda, por tanto, de que una buena web corporativa lleva mucho trabajo de preparación, estrategia, diseño, creatividad y usabilidad. Recuerda que, hoy por hoy, la inmensa mayoría de la gente que entre en contacto con tu empresa acabará visitando tu web en algún momento. ¿Qué imagen quieres darles?

Compártelo en Facebook:
Compártelo en LinkedIn:
Compártelo en Twitter: