Sobre la Reunión con Sinde

Publicado el 3 de diciembre del 2009 Leer completo

Un grupo de bloggers se está reuniendo con Sinde sobre el Manifiesto. Como he visto algo de rechazo en torno a la cuestión, sólo quería comentar que esa reunión es de la Ministra con los que han elaborado el Manifiesto, en representación de quienes lo hemos apoyado. La reunion no es con los internautas, sino con los que apoyan ese manifiesto. Por tanto lo lógico es que ellos mismos elijan quién debe acudir a la reunión. Otra cosa bien distinta es que esté de acuerdo con la reunión. No. No lo estoy. Creo que habría que haberla pospuesto a la semana que viene, prepararla mejor y mantener una semana de movilización online. Creo que sólo van a conseguir bailar el agua a la ministra, pero al menos no dudo en que van a poner todo su empeño en sacar fruto del encuentro y, de esto estoy seguro, seguirán dando caña y apostando por la libertad en Internet y los Derechos Fundamentales después de salir del Ministerio. Me siento representado por la Lista de Sinde, personalmente.

Me he tomado la molestia de satisfacer mi curiosidad con respecto al ‘Manifiesto’ (así, con mayúsculas) al que yo y miles de bloggers miles de bloggers y yo (gracias, Alberto Payo :-)) nos hemos adherido a lo largo de la última noche y el día de hoy. Así que desde las 10:00 de la mañana he recopilado cada tiempo más o menos definido la cantidad de datos que iba ‘chupando’ Google en relación al tema. Y aquí están los resultados: Motor de búsqueda: google.es Términos de búsqueda: “Manifiesto “En defensa de los derechos fundamentales en internet” Opciones de búsqueda: Últimas 24h Link usado: este La primera búsqueda está hecha a las 9:57 (Google había indexado 476 resultados). A las 16:30 ya eran cerca de 32.100. 30.000 nuevos resultados en tan sólo 7 horas. ¡A eso se le llama unanimidad en la Red! Actualizo: A las 17:15 los resultados ya son 65.500 y subiendo aún a toda velocidad. Gráfico de resultados (el eje de categorías no es totalemente regular, pero da una idea).

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de Internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que: Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión. La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web. La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional. La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.…

¿Y qué si el planeta se está enfriando?

Publicado el 27 de noviembre del 2009 Leer completo

Vale. El planeta se enfría. ¿Y qué? ¿No se ha estado calentando los últimos años? ¿Entonces, cuál es el verdadero alcance de los documentos robados? La reciente noticia de la red de mentiras en torno al cambio climático, desvelada tras el hackeo de los servidores del Climate Research Unit de la Universidad de East Anglia ha pasado casi desapercibida en los medios de masas, a pesar de poner en duda evidencia uno de los temas que más ha marcado al mundo social y económicamente en el último lustro.

La búsqueda en tiempo real

Publicado el 26 de noviembre del 2009 Leer completo

Posiblemente estamos asistiendo a la última revolución de Internet. Creo que será más revolucionaria que lo que han sido las redes sociales, aunque ambos fenómenos estén íntimamente unidos a causa de Twitter. El otro día volviendo a ver viejos capítulos de ‘El Príncipe de Bel Air’ </nostalgic> Megavideo comenzó a ir más lento de lo habitual. Llamé a mi proveedor de ADSL que me confirmó que mi conexión iba bien, así que busqué en Google “Megavideo me va lento” e hice algo que aún no había hecho: abrir la pestaña de opciones y seleccionar ‘Última Semana”. ¡Bingo! Revisé los mensajes de las últimas 24h en foros, twitter y blogs y así supe que el problema era de Megavideo. Ayer volvió a funcionar como de costumbre. Ha sido mi primera búsqueda en tiempo real motivada por un problema concreto: no quería bucear entre los miles de resultados de años anteriores en los que Megavideo también había ido lento. Fué mítico…

Eso es lo que he pensado en cuanto esta mañana he entrado por primera vez a filmotech, a raíz del artículo de EDans. Mi primera impresión ha sido muy positiva (quitando el modo lamentable en el que se ha gestado). Como web le queda mucho por pulir (mi Firefox 3.5 se ha colgado dos veces mientras navegaba), pero como concepto, creo que está muy bien. Pagar 1,74€ por ver una película es perfectamente accesible, los modos de pago son sencillísimos y variados y es 100% legal. Pero ¿qué me haría dejar de usar PelisYonkis y dejar de pagar Megavideo (que además es una Tarifa Plana) para pasarme a Filmotech (suponiendo que tuvieran el mismo repertorio de series, vídeos y documentales)? Dos razones: la calidad del servicio y la calidad de los vídeos. Pues ninguna de las dos condiciones cumple Filmotech. La Web es una porquería y la supuesta ‘calidad alta’ es casi como ver vídeos en Youtube. Si quieren resolver el problema de la piratería de esta manera, la llevan buena. Yo pagaré por un servicio así cuando su calidad sea superior a la que me ofrecen un grupo de amigos pirateando DVDs. Así que yo, por ahora, seguiré en PelisYonkis (y compañía).

News Corp. vs. Google y el Internet gratuíto

Publicado el 16 de noviembre del 2009 Leer completo

Sobre la fingida batalla entre News Corp. (propiedad de Murdoch) y Google, en la que NC amenaza con bloquear el acceso de Google a sus noticias y Google responde que lo haga si tiene lo que hay que tener, dice EDans que “El problema está en la naturaleza de la Internet que conocemos. Hasta ahora, Internet es un entorno en el que los contenidos se mueven con libertad: uno puede usar un buscador, y saber que la información a la que accede como resultado de una búsqueda es, en general, la mas relevante. El paso de excluirse de la red, de bloquear la búsqueda, ha sido dado por pocos, y generalmente con resultados muy negativos”. Enrique Dans (ver) Hay algo que sin duda va a cambiar en Internet, y es la cantidad de Web que se financiará mediante publicidad. Aunque toda la inversión publicitaria mundial fuese a parar a Internet, cosa que nunca ocurrirá, hay una línea por encima de la cual determinados sectores o servicios dejan de recibir su trozo de pastel.

[table id=1 /] Cuando G-Sinde defiende los millones de años que deben durar los derechos de autor (para que no se mueran de hambre como Mozart), pienso siempre en las farmacéuticas. También ellas funcionan bajo el sistema de patentes: cuendo descubren y logran que se apruebe un medicamento, disponen de un periodo durante el cual pueden comercializarlo en exclusiva, una especie de ‘derechos de autor’ sobre el medicamento descubierto. Pasado ese tiempo, cualquiera puede fabricarlo y venderlo (son los llamados ‘genéricos’).

¿Qué le ocurre a la Web que conocíamos?

Publicado el 5 de noviembre del 2009 Leer completo

La web, tal y como la conocíamos, parece que se está evaporando. Los recientes cierres de Soitu y de Geocities (dos servicios que aparecieron en momentos muy distantes, pero idénticos en el concepto de ‘producto gratis’) se unen a ADN.es, lanetro.com, lycos… Al mismo tiempo, los grandes medios de comunicación anuncian que van a empezar a cobrar por parte de los contenidos de sus periódicos digitales. La razón de este cambio, el hilo conductor de todos estos sucesos, no lo sé yo, como no lo sabe nadie, pero se puede ir visualizando. Hay dos realidades que últimamente empiezan a tomar cuerpo, mal que nos pese. El fin del Internet anónimo, y el fin del Internet gratuíto. Estos dos conceptos han sido la base de lo que hoy es Internet, para lo bueno y para lo malo.

El cierre de soitu.es

Publicado el 27 de octubre del 2009 Leer completo

Muchas veces había oído hablar de soitu.es como un gran servicio, un ejemplo de lo que un emprendedor puede hacer en Internet con un poco de ingenio. El concepto era de mucha credibilidad: un “diario”, el clásico ejemplo de medio de comunicación, pero 100% adaptado a Internet, no una ramificación (como puede ser elmundo.es o elpais.com) sino un medio pensado para internet con un equipo joven y con mentalidad ‘Internet’. Pues bien, ha fracasado. Quién sabe si de no haber sido por la crisis económica las cosas habrían ido por otros ‘lares’. Personalmente, soitu.es me recordaba a 20minutos.es. Era un medio dedicado a hacer noticias que gustasen a todo el mundo. Tenía un equipo gráfico fuera de lo común, con unas ideas espléndidas y unos resultados espectaculares. Y era agradable de leer. ¿Tal vez olvidaba su carácter de ‘informativo’ a base de profundizar en lo relacionado con ‘internet’? Es una pena. Son iniciativas que nacen para hacer crecer internet, proyectos de gran envergadura, y siempre apena el que no salgan adelante. Cuando veo estas cosas, pienso: ¿cuál era su ‘rentabilización’? La publicidad. Creo que los negocios basados en la publicidad son muy limitados y muy sensibles a la coyuntura económica. Un CEO tiene poco que hacer en un caso así. Por eso prefiero los servicios web propiamente dichos, plataformas que ofrecen un servicio y lo cobran, que se fundamentan en Internet y en los que la publicidad no es la base de las ganancias. Adiós Soitu. Espero que no tengamos…